La gente está chupando demasiado por la cuarentena y se hace mucho daño

¿Ya se dieron cuenta lo mucho que están chupando todos los días? Pues la buena noticia es que ustedes los borrachos son las víctimas, no es su culpa estar tomando diario 1 ó 2 caguamitas, es el confinamiento, el encierro, la cuarentena y la soledad (ahora léanlo sin llorar).

Un estudio mundial en Inglaterra trata de explicar por qué las personas están tomando demasiado alcohol mientras siguen las reglas de distanciamiento social en sus casas (los que toman diario pero siguen saliendo no cuentan).

El mundo se ha convertido en una incertidumbre constante con ésto de la pandemia de Covid-19, ya que es obligatorio quedarnos en casa en todo momento para ayudar a controlar la propagación de la enfermedad, ésto del encierro se está volviendo algo cotidiano y muchos de nosotros estamos buscando hacer frente a ésta nueva forma de normalidad.

Una de las maneras que la mayoría ha encontrado es bebiendo, y ésto se puede comprobar ya que las ventas de cerveza principalmente han aumentado por ejemplo en Estados Unidos en 22%, en Reino Unido 55% y en México un 63% ahora que subió de precio pero cuando estaba a precio regular, estaba en 80% más con referencia a las ventas del año pasado ¡Pinches borrachos!.

Hasta en youtube han aumentado recetas que incluyen alcohol, micheladas, cockteles, etc y tienen millones de visitas. Ésto se debe a que para llenar el vacío social de las personas, muchos se unen a través del internet a éstas actividades que se consideran «horas felices» ésto incluyen memes y videollamadas «cada quien tomando en su casa».

Pero como dicen: «Entre broma y broma la verdad se asoma», en realidad hay una razón más oscura que lleva a las personas al pisto, éste es un periodo de ansiedad colectiva con la eterna incertidumbre de ¿cuándo podría terminar esto?. En todo el mundo las personas están enfermando y muchas están muriendo, los trabajadores de la salud (principalmente) están bajo una enorme presión y todos los demás estamos separados de nuestros seres queridos intentando también cumplir en el trabajo, la casa y mantener una vida social que ya ni siquiera es palpable por lo que vivimos con miedo, frustración y preocupación.

Los que deben de salir a trabajar se trasladan con miedo y eso provoca demasiado estrés, el trabajo desde casa, la educación de los niños, los que viven solos, los que tienen pareja pero no viven con ellos y no se pueden ver con la frecuencia de antes o simplemente no se pueden ver, complicando su relación y tal vez perdiéndola, todo ésto hace que las personas recurran al alcohol en un intento por escapar de esas preocupaciones y ese estrés, el efecto que tiene el alcohol tanto fisiológica como psicológicamente es calmante, el problema es que el mismo estrés provoca que el efecto del alcohol sea más corto y que chupes más.

Inminentemente ésta situación es peligrosa para la salud, ya que el consumo excesivo del alcohol reduce la capacidad de nuestro sistema inmunológico para combatir las infecciones, lo cual es contraproducente para enfrentar nuestra situación actual de coronavirus. Incluso el consumo moderado de alcohol puede aumentar el riesgo de infectarse con Covid-19 y también puede agravar la infección: «Los bebedores tienen infecciones pulmonares más graves con necesidades de ventilación asistida».

En el sector salud a nivel mundial, existe la preocupación por la forma en la que las personas recurren al alcohol durante la pandemia y también por la falsa información de que el alcohol protege del Covid-19, ya saben eso de que «si te protege huntado, te protege tomado».

Amigos, ésto lo hacemos por que los queremos, dejen el pisto y cambien sus vidas…